Saltar al contenido

Los pequeños empresarios españoles, delicuentes.

diciembre 13, 2019

Según nuestros gobernantes, las temidas agencias de trabajo así como la hacienda pública, los causantes de la economía sumergida, son estos empresarios.

Los pequeños empresarios españoles

Son personas que tienen su patrimonio, salud, vida y familia en la cuerda floja por sus negocios, cada vez más precarios.

Sometidos a insoportables presiones fiscales, inspecciones de trabajo, etc. son prejuzgados y sin presunción de inocencia. Siempre hay sanción.

Compiten en enorme desigualdad con los productores asiáticos, que, como sabemos, explotan a seres humanos para que las grandes multinacionales tengan sus multimillonarios beneficios.

Cómo no, también luchan con la dura competencia de Internet, pero estas dos enormes competencias no son nada comparadas con:

La ineptitud de nuestros gobernantes.

Esta es la peor lacra para las pequeñas empresas productoras, empeñados en exprimir a los pequeños empresarios españoles productores del textil y al comercio, hasta la extenuación.

Se amparan en informes de sus asesores, personas formadísimas, pero que nunca han estado ni detrás de un mostrador, en una bancada de calzado, ni, por supuesto en una línea de cosido de una manufactura textil.

Por lo tanto, no tienen ni pajolera idea de lo que es un pequeño negocio productor.

Con tal ignorancia, gobernantes y asesores, se dedican eso si, cobrando mastodónticos sueldos y dietas, a complicarle la vida en todo lo posible a nuestros pequeños empresarios.

Mantener así uno de estos negocios, es una tarea que se hace a costa de sangre, sudor y lágrimas, y algunos suicidios, de los que claro, no interesa facilitar datos.

Quizás porque ahí no hay dinero que rascar, como en otras actuaciones.

Nuestros representantes públicos, siguen en su empeño de generar ingresos para las arcas del estado sangrando más y más a las ya extenuadas pymes.

Ellos después se encargarán de con ese dinero y todo el dinero recaudado, en despilfarrarlo. No es lo peor lo robado, si no la mala gestión que hacen con nuestro dinero.

En pleno siglo XXI, manejan los impuestos como en el medievo, recaudando sin escrúpulos.

Cualquier día de éstos querrán tambien el derecho de pernada.

Autónomos, sin derecho a paro, baja laboral vergonzosa etc etc., a pesar de ser los héroes que soportan una parte enorme del empleo en España.

Culpan al pequeño y mediano empresario de la precariedad laboral, personas que trabajan sin limites horarios, sin apenas dormir dándole vueltas a sus problemas.

Entonces… ¿quién no está haciendo sus deberes?

Quieren hacernos creer que los empresarios españoles no contrata conforme a la ley, o defrauda porque se dedica a comprar fincas con ese dinero.

Nunca pensarán que casi siempre es simplemente porque NO PUEDEN.

Quienes realmente fomentan la precariedad laboral, son ellos, los ineptos de nuestros gobernantes.

Asi quieren hacer creer, para seguir en sus sillones, que éstos empresarios, son los que roban, cuando lo que hacen es sobrevivir.

Cargas y más cargas…

¿Se habrán preguntado alguna vez el porqué obran así los empresarios?, ¿por gusto?… pues no, es ni más ni menos porque no les queda otra

Les encantaría pagar sueldos de 2000€ al mes y tener a todos los obreros con maravillosos contratos, señal de que todo iría bien.

Las cargas que imponen estas brillantes mentes:

Horarios controlados, jornadas laborales cada vez mas cortas, salarios mínimos etc acaban con el poco tejido industrial que está sobreviviendo.

No aportan nada para fomentar el consumo interno, ( vergonzoso ver a las cadenas de televisión haciéndolo a base de anuncios y programas)

Quienes nos dirigen han abandonado a estas empresas, solo hacen propuestas sinsentido, animar a los jóvenes a que emprendan, para luego tener su futuro hipotecado.

Además se crean ambientes para los conflictos (como hacen los sindicatos), entre el pequeño empresario y sus trabajadores.

Estas pequeñas empresas, aunque les pese a los sindicatos, funcionan en su dia a dia como una familia.

De hecho, la gran mayoria, son empresas familiares

Personas honradas, trabajadores y empresarios, luchan codo con codo para poder subsistir todos.

Mienteas tanto, nuestros ineptos dirigentes benefician injustamente a las grandes firmas textiles, perjudicando enormente a los trabajadores de las emoresas pequeñas

Estas formas de hacer las cosas fomentan tanto la contaminación, como la explotación humana en los países más pobres.

Y, qué se puede hacer para arreglar ésto?

Muchísimas cosas, en primer lugar y la más importante:

Escuchar y tomar nota de las opiniones de los expertos, que son, ni más ni menos que los pequeños y medianos empresarios

Una cosa son las macroeconomias, y otra los pequeños entresijos que solo la experiencia puede atajar

Las propuestas e informes de los preparadisimos asesores, de nada valen si no se dejan aconsejar por los empresarios.

Combinar la experiencia y conocimientos del dia a día de los pequeños productores, con las aportaciones de asesores y personas con alta preparación