Saltar al contenido

La triste realidad que nadie se atreve a contar.

diciembre 18, 2019
naves en cocbo calleja, la triste realidad que nadie se atreve a contar

Hace poco me comentaba un amigo, fabricante del sector del calzado, que con el tema del I.V.A iba literalmente ahogado.

¿Porqué? Le pregunté, hablamos de un impuesto justo donde los haya vendes con IVA, compras con IVA, y, la diferencia es lo que has de pagar.

Claro, me contestó él… pero, no es tan sencillo.

¿Porqué se defrauda en el pequeño comercio?

Nosotros, me contaba, vendemos principalmente en el mercado nacional, mayoritariamente a pequeños comercios que intentan aportar valor con un producto made in spain.

Bien, esos comercios pagan en su gran mayoria un 21% mas el Recargo de Equivalencia, total un 25%.!!!!!!

Ese porcentaje tiene que salir, por supuesto, de la venta del artículo…

¿Que ocurre entonces?

Muy fácil, el articulo se encarece en exceso.

Así, además de luchar contra los productos de importación fabricados bajo regímenes de exclavitud, este sistema les perjudica de lleno, a comercios y productores nacionales.

Por qué los pequeños comerciantes quieren facturas en negro.

Para hacerse millonarios, dirán los técnicos de hacienda, jajaja, bueno, no creemos que sea para reirse…

Muy fácil quieren comprar sin IVA para poder ser un poco más competitivos.

Hay que pensar que tienen que competir con grandes marcas y franquiciados que, prácticamente están monopolizando el textil.

Entonces, que ocurre con los productores?

Pues que en algunos casos se ven obligados a emitir facturas en negro porque si no las hacen, pierden la venta.

La explicación es sencilla, la competencia desleal que hay en los almacenes chinos principalmente, al no emitir facturas con impuestos hace que un mismo producto lo adquieran entre un 20% y un 26% más barato.

Esto de entrada es mucho y si además sumamos otras cargas fiscales la diferencia puede llegar a un 40%.

¿Que porque no cobran impuestos en muchos almacenes chinos? Bueno, eso daría para otro artículo. El tema es que desgraciadamente ocurre con mucha frecuencia.

Pero claro, ahí está hacienda, que cada vez dispone de más medios (para eso si hay fondos).

Así hacen más difícil a los pequeños fabricantes y pequeños comercios buscarse la vida.

Sí hemos dicho bien, buscarse la vida, los inspectores y recaudadores le llaman “defraudar”, por eso los empresarios son unos delicuentes potenciales.

Al final, si se presiona tanto, y no se aplica el “vive y deja vivir”, Hacienda recaudará más, por supuesto, los eruditos asesores y preparadisimos funcionarios aprietan las tuercas hasta el fondo.

Recaudan más y más.

Pero……. eso es pan para hoy y hambre para mañana. ¿Por qué? Pues no hay que mirar más que los últimos datos.

Miles y miles de autónomos entre los que se encuentran los comercios y pequeños fabricantes, se están yendo al garete.

Al final, no hay que ser muy listos, recaudaremos menos, más gasto social, paro etc. Y terminar por destrozar a este ya maltrecho País.

Se puede hacer algo?

Por supuesto… un IVA reducido para PRODUCTORES nacionales, con bajar el IVA hasta por ejemplo un 8 o 10 por ciento, posiblemente ningún minorista pediría facturas “black”, practicamente no habría fraude.

Estariamos potenciando el producto nacional.

Y como se controlaría?

Necesitariamos que los funcionarios trabajasen por una vez en su vida, los temidos inspectores tendrían que desplazarse a las empresas que lo demanden.

En vez de sufrir las visitas de estos “elementos” como si viniese la misma muerte a por los empresarios, simplemente harian una visita de comprobación, y, (no hay que ser muy listos), dar fe de que esa empresa está fabricando.

Ese certificado, con una duración de, por ejemplo 3 años, daría la.posibilidad al productor nacional de trabajar con un IVA reducido.

El simple hecho de poner en la factura “productor nacional”, daría una gran imagen a estas empresas y, posiblemente un empujón necesario.

Es una de las muchas cosas que podemos hacer, solo hacen falta ganas por parte de nuestros gobernantes.